Lleva educación digital a La Guajira

Solo en Colombia, hay más de 389.000 estudiantes indígenas. Nuestra organización nació en 2015 en La Guajira (donde nació nuestro fundador), la capital indígena de Colombia, donde solo el 29% de ellos terminará la secundaria y solo el 5% de ellos estudiará educación superior. Los estudiantes indígenas tienen más probabilidades de abandonar la escuela debido a las barreras del idioma y la falta de apoyo. Peor aún, también es más probable que no tengan acceso a la educación superior y oportunidades laborales como resultado de una educación digital deficiente y de habilidades del siglo XXI, que no están completamente desarrolladas en las escuelas de su comunidad. El 70% de ellos son mujeres jóvenes. Creemos que la cultura y el patrimonio nunca deben ser una barrera para el desarrollo.

A pesar de los numerosos instrumentos internacionales que proclaman los derechos universales a la educación, los pueblos indígenas no disfrutan plenamente de estos derechos, y la brecha educativa entre los pueblos indígenas y el resto de la población sigue siendo crítica en todo el mundo. Un número masivo de jóvenes indígenas está siendo desplazado y permanece entre los más pobres de las ciudades.

Hay entre 370 y 500 millones de pueblos indígenas en todo el mundo, en más de 90 países. Aunque representan solo el 5 por ciento de la población mundial, representan alrededor del 15 por ciento de los extremadamente pobres. Los pueblos indígenas deben tener la oportunidad de contribuir al futuro del que ya son independientes. Cerrar la brecha digital significa más oportunidades para que los pueblos indígenas participen en un futuro digital mientras preservan su autodeterminación.

Gracias al Fondo de Aprendizaje Origen hemos podido brindar capacitación y tecnología a maestros y más de 4.000 estudiantes indígenas.

Con su apoyo, proporcionaremos acceso a la educación digital inclusiva para más de 50.000 estudiantes indígenas en todo el Sur Global para 2022.